A Papá

19 junio 2011

Éste fue un Día del Padre peculiar. La pasé rodeado de papás, en familia, en pareja, en confianza; mucha comida, mucha bebida y mucha llovizna. Pero sin música. En (casi) todo el día. Salvo por un breve lapso de tiempo en donde, al llegar la noche, llegué a reconocer algunas salsas sonando de fondo. Salsas que recuerdo gracias a que fui expuesto a ellas desde pequeño. De pronto comencé a enlazar cosas en mi cabeza. Recordé a mi viejo, recordé sus vinilos y su equipo Sansui con tocadiscos y radio AM/FM, recordé aquella vez que pagó las entradas para que vayamos con mi vieja a ver al Gran Combo de Puerto Rico a la Feria del Hogar. Recuerdo que cantaron “Aguacero”, y cada pequeñísima gotita de llovizna caída este domingo me hicieron extrañarlo todavía mucho más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: