Pisko

Quién como nosotros… lava de un mismo volcán. Este melenudo caballero, que responde al nombre de Pisko, que ama el Perú y sabe que en la cocina somos superiores, nos muestra este, pues, amasijo de rock, rap, hip hop y festejo en castellano y quechua, soltando las frases más coelhescas que se hayan escrito este siglo, por lo menos. Lo suyo parece honesto, de la manera más repulsivamente ingenua, por supuesto, pero al menos tiene la suficiente incorrección política para reclamarle a Ollanta que no falle a la gente y cumpla lo que ofreció para ser presidente. Entonces, ¿qué, la marca Perú ingresa a la música? ¿Hay que investigar y estudiar más, como en Asia (no, no la playa)? ¿Este es el primer paso para la clasificación al Mundial de Rusia en el 2018? ¿Se arregló el Perú?

Anuncios

Ya sabemos como funciona esto. Hemos sido una plaza dejada de lado por tanto tiempo que ahora cualquier escaramuza en walls de FB o updates de Eventful ya son consideradas “señales” de lo que se vendría a Lima en los próximos días, semanas, meses, cuando sea pero que vengan ya. Lo cierto es que hay gente que se la cree toda, aún sabiendo que el hecho de salir en la web oficial no garantiza nada. Eso nos da pie a que hayamos definido toda una línea de sucesión de hechos que hilvanados, en perfecta conjunción, definen los días previos al concierto de cualquiera sea la banda que aterrice en el Jorge Chávez.

Va como sigue:

    • La edición online de un periódico local, con el solo afán de generar más tráfico a su portal, lanza la noticia que tal empresario anuncia que tal grupo “tocaría en Lima” como parte de su gira sudamericana.
    • Tweet de rigor: “XXXXX EN LIMA CSM!”. Sí, con mayúsculas. Esto seguido de emoticon de incredulidad (*_*), asombro (o.O / >_<) o saludo metal (\m/), el que más se adecue a la personalidad del tuitero.
    • La edición online de otro periódico local (o en el mejor de los casos un portal de espectáculos o de una radio) publica 10 minutos después las declaraciones del empresario sindicado negando el trato, y aduciendo que apenas se encuentran en la etapa de "conversaciones".
    • Tweets de puteo al medio que ilusionó en vano.
    • Finalmente, y tras días sin hacer eco del anuncio, se anuncia a XXXXX. Repentinamente, todos escuchan a XXXXX. Desde chiquitos.
    • Todos son melómanos según su "bio" de Twitter.
    • Se hacen fan de la banda en FB.
    • “X asistirá a XXXXX en Lima”.
    • "Esta canción [link de youtube] es buenaaaaza" – emoticón – hashtag #bandaenlima
    • Aparecen los primeros RT's al tuit anterior, siempre anticipado por el obligado #SABE
    • Empieza el spam por FB: "Queremos que xxxxx telonee a XXXXX".
    • Salen los primeros detractores: "Si no viene fulano-de-tal con el grupo no es XXXXX". RT's a discreción.
    • Imágenes de las colas para comprar las entradas en Twitpic y Plixi.
    • “Vendo entradas más baratas, pls RT”
    • Por supuesto, la productora encargada del evento bombardeará tu mail con la cuenta regresiva al show (so pretexto de que se acaba el descuento con la tarjeta de crédito): "Falta un mes"; "Faltan 15 días"; "Falta 1 semana"; "Faltan 5 días"; "4"; "3"; "2"; "Mañana"; "Hoy"; "Ahorita no más"; "¿Qué haces ahí tuiteando en tu jato?, todavía sobran entradas".
    • Imágenes de las colas para entrar al recinto en Twitpic y Plixi.
    • “¡Entré!” – http://4sq.com/attentionwhore
    • Imágenes del escenario vacío en Twitpic y Plixi.
    • Minutos después, un inefable "Comenzó" da pie a las reseñas de menos de 140 caracteres.
    • Imágenes de XXXXX sobre el escenario en Twitpic y Plixi. No se distingue a ninguno los integrantes. Ninguno.
    • Primeras quejas en vivo y en directo: “Pucha, XXXXXX ya no toca ni ‘a’ y ni ‘b’, y ENCIMA hacen una versión acústica de ‘c'”
    • Acabó el concierto. Rutilantes como gastados titulares en las principales webs de noticias locales: “XXXXX hizo VIBRAR a San Marcos/la Explanada del Monumental/La Noche/Juanito.”
  • Adammo y la salud mental

    2 septiembre 2009

    Debe ser una de las coincidencias más reveladoras de la era 2.0 en el diario El Comercio. Veamos por qué:

    Según refiere El Club de lo Insólito, uno de los blogs del decano de la prensa nacional, en el mundo hay ciento cincuenta personas afectadas por la Musicolpesia o epilepsia musicogénica. Es decir, ese raro caso que hace que te deshagas en espasmos y convulsiones si escuchas una canción o melodía en particular. Ojo, no cualquier tema: esa enfermedad es selectiva con la música. El autor, luego de reseñar someramente este tema médico, incluso asustándote concluyendo que “escuchar música puede ser una condena al silencio“, da una recomendación, por así decirlo, insólita: “Disfrutar la música mientras aún sea inofensiva.“. Me pregunto si acaso el señor Hidalgo, el bloguero en cuestión considera efectivamente a la Música como causa de estos desbalances eléctricos del cerebro. Imagino que deben existir síntomas que provoquen tal efecto [los médicos les dicen “síntomas”, me parece] y no que las notas de una canción sean las que originen tal patatús. Ya pues, David…

    Pero justo ayer, pasados los 10 primeros minutos de las ocho de la noche, la web del periódico anuncia que la banda peruana Ádammo obtuvo tres nominaciones en los premios MTV 2009. El más destacado, según se menciona en la nota, es el de artista revelación. ¿Su competencia? Fanny Lu de Colombia, Massacre de Argentina, Sonohra de Italia [wat?] y Patty Cantú de México. Y por fin pudimos entederte, Hidalguito. MTV se ha convertido en uno de los canales menos disfrutables de la parrilla de cable. Hasta creo que se ha convertido en el que menos música pasa de los canales musicales que ahí se exhiben. Y cuando lo hace, y cuando celebra lo que hace y que lo hace, mira lo que nos pone… ¿Acaso no es esto insólito?

    Eso no quita que felicitemos a Ádammo por sus nominaciones. ¿Quiénes? Estos:

    La canción, que es la que les ha granjeado esta nominación, se llama “Sin Miedo”, y la han pasado sin asco hasta en la programación interna de los bancos cuando te sientas a esperar que te toque tu número.

    Fanny Lu es esta cosa:

    ¿Tan poca chamba tiene Wilmer Valderrama luego de “That ’70s Show”? Y bueno, ya no me da el ánimo para el resto. Vota por ellos. O bótalos, lo que te provoque.

    ¿25 años no más?

    26 agosto 2009

    Será que Armando Massé, el intolerante presidente de la intragable APDAYC, nunca ha cantado “Av. Larco” en un karaoke. OK, tal vez sí se la sepa, pero definitivamente lo que no sabe es qué cosa es el rock nacional (¿¿Carinna Copello??, ¿¿nos estás jodiendo, Massé?); o peor aún, no sabe contar (varón, juraría que Pax comenzó hace más de un cuarto de siglo); o algo que es incluso pésimo, este médico-abogado no tiene ni la menor noción de geografía: Dime, Armandito, ¿por qué es tan excluyentemente limeño este concierto de rock “nacional”? Me gasto pidiendo criterio, lo sé.

    La última: ¿Qué celebras cuando celebras 25 años de rock nacional? Que el presidente te haya regalado una radio, me imagino. Si te sobran 10 soles, manda abrigo a Puno. Haz patria. Y no veas este video…

    Julio Andrade, “Mira La Morena”

    El Adversario también hace hígado. Léelo. No, en serio, ¿qué coños es Anexo 3?

    Alan boombox

    El Perú es “libre e independiente” hace 188 años. Pero de lo que no hemos estado libres desde que se hace rock en este lugar (por más que queremos no nos da para llamarlo nación), es de la escandalosa sarta de canciones horrísonas que se gastan en abordar temas “nuestros”, bajo el particular punto de vista de la banda que los toque. No nos hacen mucha gracia rebuscar y recordar semejantes afrentas al género, pero qué se le hace. Viva el Perú.

    Aquí las traiciones a la pat… Las canciones en mención:

    Chabelos, “Himno Nacional”. Piénsalo: casi meten presa a Leysi Suarez por un calateo con la bandera… ¡y estos bastardos siguen libres!

    Río, “Al Norte De América”. Una visión crítica, detallada, inteligente, constructiva, sobre la conquista… Fuiiiiira, una mierda de canción.

    Los Mojarras, “Triciclo Perú”. El Perú es tan pujante como este es video horripilante.

    Miki Gonzalez, “Chicles, Cigarrillos, Caramelos”. Oda a los canillitas, a los limpiaparabrisas, a los

    No Sé Quién Y No Sé Cuántos, “Las Torres”. ¿Cómo combatir el miedo al terrorismo? Con chongo. ¡Cómo no se nos ocurrió antes…!

    Pedro Suarez-Vertiz, “Cuando Pienses En Volver”. PSV lo logró: aquí toca todos esos temas que nos remiten sus canciones: el cansancio, la indiferencia, la pena, la tristeza, la lejanía, el pesimismo, tópicos que solo él es capaz de provocarnos.

    Confirmado: Dios no es peruano.

    = = =

    Pero, bueno, parece que tampoco tiene ninguna otra nacionalidad… Veamos por qué:

    El Tri, “Razas Gemelas”. Es tan mala esta rola que está muy chida, mano.

    Los Zombies, “Groenlandia”. Pardiez, teniendo en cuenta que ellos nos colonizaron, ahora entiendo muchas cosas por acá…

    Y, aunque no son rock, tenemos que mencionar a:

    Grupo Niche, “Me sabe A Perú”. Si yo pudiera elegir, no hubiera querido escuchar esa canción.

    La Fábrica, “Cuál Es Tu Cau Cau”. Todas y cada una de las polladas de Lima tienen su razón de ser solo por esta canción. Amen to that, brother.